Blog de Entrelibros

Librería de Investigación y Ciencia

Blog de Entrelibros - Librería de Investigación y Ciencia

El biólogo al que casi encarcelan por compartir una investigación de la U. Nacional

blog1

Cuando a Diego Gómez Hoyos, un egresado de la Facultad de Biología de la Universidad del Quindío, le anunciaron que acababa de ganar una beca en la Universidad Nacional de Costa Rica para estudiar una Maestría, también le fue notificado una denuncia en la que se le acusaba de un delito contra los derechos de autor.

Su error fue subir una tesis de grado de la Universidad Nacional (incluyó el nombre del autor en todo momento) a Scribd, una plataforma de documentos en línea, y luego compartirla en una grupo de amigos investigadores en Facebook. Corría el año 2013 y la acusación pedía para él de cuatro a ocho años de prisión.

Por aquel entonces, los recursos que manejaba la Universidad del Quindío para hacer investigación y acceder a conocimiento eran limitados. Debido a estas falencias, y con la intención ampliar su marco teórico, creó un grupo de investigación entre sus compañeros de curso que también compartían información en un grupo cerrado de Facebook. “Pedíamos apoyo a los profesores para que nos ayudaran a buscar recursos bibliográficos que por esa época eran difíciles de acceder”, relata.

Uno de los documentos que difundió por ese medio fue la tesis por la que fue denunciado. “Era una investigación sobre “taxonomía” de la Universidad Nacional. No pude enviarla por correo electrónico porque estaba muy pesada, así que busqué una plataforma para subir esa información completa (con nombre del autor)  para que otros la leyeran, sin ánimo de lucro”, explica.

Cuatro largos años después de comenzar el proceso penal, Gómez fue absuelto tras demostrar que al compartir la investigación no obtuvo ninguna retribución económica. Germán Realpe Delgado, su abogado y especialista en derecho informático y delitos informáticos, logró probar que, aunque la plataforma Scribd exige pagar un valor por la descarga de los documentos, ese dinero nunca llegó a manos del denunciado.

Realpe cuenta que con un perito forense, Daniel Torres, usaron una herramienta para rastrear información sobre si la tesis ya había sido publicada en internet antes de que su cliente lo hiciera. Para ello utilizaron la fuente de acceso público llamada Osint, que rastrea todo tipo de información (redes sociales, buscadores, foros, fotografías, wikis, bibliotecas online, conferencias y metadatos). Encontraron entonces que la tesis ya estaba en internet, y lo más revelador, que otros ya la habían compartido.

La defensa de Gómez, en la que también están los abogados Claudio Zambrano y Luis Bernando Alzate, también argumentó que compartir este tipo de investigaciones es una práctica común entre biólogos, mucho más entre estudiantes universitarios con fines pedagógicos y de aprendizaje. Incluso se pudo establecer que el propio denunciante había compartido otras investigaciones de colegas a través de diferentes plataformas.

Finalmente, el juez absolvió al denunciado en primera instancia. Sin embargo, el denunciante apelará está decisión y tienen plazo hasta el 1 de junio para entregar nuevas pruebas.

El caso de Diego Gómez reabre la polémica sobre el acceso libre a la información, más en contextos académicos, porque puede crear un precedente a la hora de compartir contenido en internet. No obstante, todavía no se puede hablar de triunfo, puesto que existen muchos vacíos alrededor de la ley de derechos de autor en Colombia.

“Así como me pasó a mí, le puede pasar a otro estudiante que crea que el conocimiento es libre”, explica el ahora biólogo que en la actualidad ejerce de coordinador de investigaciones en una reserva natural en el sur de Costa Rica.

Asegura que, aunque este lío penal lo pudo haber derrotado tanto a nivel personal como en su carrera profesional, le sirvió para madurar como investigador y como activista contra las barreras de acceso al conocimiento. “Los invito a publicar sus artículos en revistas de acceso abierto, que no le cueste un peso a las universidades ni a nadie poder acceder al conocimiento que generamos”, concluye.

 ¿Cómo está Colombia en la ley derechos de autor?

“Las leyes de derechos de autor se quedan cortas. Los estudiantes tienen la costumbre de compartir información para ampliar el conocimiento a través de las redes sociales y están leyes no son justas con ellos. Por un lado les decimos que usen internet a través de programas nacionales, pero falta mecanismos para compartir información de manera libre” asegura Realpe a esta publicación.

Actualmente la Ley 23 de 1982 es la que regula los derechos de autor en Colombia pero, como su nombre lo indica, es una norma creada en el 82, época en la que las dinámicas del uso de la información a través de la tecnología eran muy diferentes a las actuales. “Esta Ley fue pensada pre-internet, pero ahora todo el tiempo hablamos de compartir, esa es la narrativa de las redes sociales y la educación no es ajena a ese cambio”, explica Juliana Soto, investigadora en la Fundación Karisma.

Por estos cambios y vacíos, Colombia vio la necesidad de reformar esta normatividad a través de la Ley Lleras en sus diferentes versiones, pero fue imposible. En ese sentido, confirman los expertos consultados, el tema de derechos de autor pensados para la red siguen sin ser debatidos por el gobierno para evitar casos como el Diego Gómez.

¿Las bases de datos de la universidades son suficientes?

Los sucesos que vivió Diego Gómez en su universidad son los que hoy en día viven muchos estudiantes que pertenecen a universidades públicas que cuentan con poco presupuesto para pagarle a las editoriales internacionales que manejan el mercado de las investigaciones en el mundo. Es decir, los que controlan las bases de datos más completas y actualizadas.

Por ejemplo, la Universidad Nacional destina de su presupuesto entre  5.000 y 6.000 millones de pesos anuales para la contratación de editoriales que ofrecen plataformas de información distribuida en monografías, tesis, revistas, periódicos, investigaciones, banco de imágenes, audios y videos. Recursos que son de vital importancia para la generación de conocimiento.

Aunque varias universidades cuentan con repositorios de acceso abierto como la Nacional, todavía falta mucho para que los investigadores que producen conocimiento suban sus resultados a plataformas de acceso libre y no le paguen muchas veces a editoriales que cobran por revisar y publicar una investigación.

“El caso de Diego ha permitido que se haga una reflexión de la relevancia del acceso abierto para la academia, por eso el apoyo de la revista Open Acces en este caso, ya que son investigadores que publican en revistas que se difunden de manera gratuita. Si el acceso abierto fuera la regla, el caso de diego no habría tenido lugar”, concluye Juliana Soto, investigadora en la Fundación Karisma.

Revista Semana. Semana Educación. www.semana.com
Fotografía: Diego Gómez

Hombre tetrapléjico recupera movilidad de su brazo gracias a la ciencia

articulo

Un estadounidense que quedó tetrapléjico hace 10 años en un accidente de bicicleta puede volver a usar su brazo y su mano derecha para beber y comer, gracias a una nueva neuroprótesis considerada como “una primicia” médica por los investigadores.

Este avance, logrado en Cleveland, Estados Unidos, depende de un dispositivo que sortea la lesión de la columna vertebral utilizando hilos, electrodos y programas informáticos para reconectar el cerebro del paciente con los músculos de su brazo paralizado.

“Que nosotros sepamos, es el primer ejemplo en el mundo de una persona aquejada de una parálisis total, completa”, que utiliza directamente la mente para desplazar el brazo y la mano para efectuar “movimientos funcionales”, declaró a la AFP Bolu Ajiboye, uno de los autores del estudio, publicado en la revista The Lancet.

El paciente, de 56 años, Bill Kochevar, tetrapléjico, con una lesión a la altura de la cuarta vértebra cervical, tiene dos aparatos sobre la cabeza y 192 microelectrodos implantados quirúrgicamente en el cerebro, que registran las señales que su materia gris envía cuando quiere mover el brazo o la mano.

Con este dispositivo experimental, sus músculos reciben instrucciones mediante 36 electrodos implantados en su brazo y antebrazo. Esto le permite utilizar el brazo para beber un café, rascarse la nariz o comer un puré de patatas.

Kochevar, que recibió sus implantes intracerebrales a finales de 2014, dispone asimismo de un brazo móvil de apoyo, también controlado por su cerebro, que le ayuda a luchar contra la gravedad que le impediría levantar la extremidad para que su mano pueda tomar el tenedor o la taza.

Tomado de: www.elespectador.com 
Fotografía: AFP.

En 30 años, Colombia se quedaría sin nevados

articulo

Los picos nevados de Colombia tienen sus años contados: entre 20 y 30. Es decir, en solo dos o tres décadas podrían desaparecer las pocas áreas de hielo que cubren las seis cumbres blancas que tiene el país y que representan el 2 por ciento de los glaciares tropicales que existen en el planeta.

El lunes el Ideam –en conjunto con otras entidades meteorológicas de Ecuador, Bolivia y Perú, y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)– lanzó una alerta por el deshielo constante de estos glaciares, que en el país apenas cubren 37 kilómetros cuadrados, un poco menos de la extensión que hoy tiene la localidad de Kennedy, en Bogotá.

Este nuevo cálculo para el país fue producto de la interpretación de imágenes de satélite, aportadas por el proyecto de monitoreo de glaciares tropicales que financió el BID, y una imagen de la Sierra Nevada de Santa Marta tomada por la Fuerza Aérea Colombiana.

En solo 50 años hubo una disminución del 63 por ciento de los glaciares, que para mediados de los años sesenta ocupaban 103 kilómetros cuadrados. Sin embargo, la situación se ha agudizado a tal punto que en seis años se perdió el 17 por ciento de estos seis ecosistemas: dos sierras (la de Santa Marta y el Cocuy) y cuatro volcanes nevados (El Ruiz, Santa Isabel, Tolima y Huila).

Ómar Franco, director del Ideam, advirtió que las próximas generaciones de colombianos tal vez no tendrán la oportunidad de conocer estos ecosistemas de alta montaña, pues con una tendencia de pérdida anual de entre 3 y 5 por ciento de la masa glaciar, se tiene la proyección de que estas masas de hielo cuentan con una vida estimada de dos a tres décadas.

“Los glaciares son la alarma de lo que está pasando en el resto del país con el cambio climático. Aunque no dependemos de ellos para el suministro de agua, como ocurre en Bolivia o Perú, sí son indicadores de todo el sistema de alta montaña, del que sí depende el suministro de agua”, analizaron los expertos del Ideam durante la presentación del informe.

Por su parte, Fabio Arjona Hincapié, director ejecutivo de la ONG Conservación Internacional –quien participó en el proyecto de monitoreo–, explicó que precisamente la competitividad de ciudades como Bogotá depende de sus ecosistemas de alta montaña, como el páramo de Chingaza.

En ese mismo sentido, Roberto Esmeral, representante del BID, señaló que la región concentra el 99 por ciento de los glaciares tropicales del mundo y que en cada país varía la utilidad que estos le prestan a la sociedad, como el suministro de agua o el hábitat de las comunidades indígenas.

Actualmente, el Ideam tiene 19 estaciones meteorológicas midiendo cada media hora parámetros climáticos, desde el bosque alto andino, los páramos y glaciares. La meta es que en los próximos meses se instale una estación a unos 5.000 metros de altitud, que promete ser la estación más alta del país.

Tomado de: www.eltiempo.com 
Fotografia: Cortesía Ideam / En siglo y medio, la Sierra Nevada 
de Santa Marta ha perdido 92 por ciento de su área glaciar.

Así se descubrió la más extrema de las estrellas

articulo

En física se conoce como límite de Eddington a un principio según el cual todos los objetos con masa pueden emitir luz hasta cierto punto; sobrepasado este límite, la misma luminosidad empieza a impedir que la fuente que la genera siga funcionando, ocasionando que el objeto se empiece a desintegrar. Se trata de uno de los fundamentos del modelo de radiación (emisión de luz) de la física actual.

Por lo menos, esto era lo que se creía hasta ahora. Científicos acaban de hacer un descubrimiento que podría replantear dicho modelo a partir de las observaciones en astrofísica, es decir, del estudio de objetos del cielo que de ninguna manera podrían ser reproducidos en laboratorios de la Tierra.

Un equipo integrado por 23 astrónomos pertenecientes a un proyecto de cooperación europea acaba de publicar, en la revista ‘Science’, el hallazgo de una estrella de neutrones –también conocida como pulsar– capaz de emitir luz mil veces por encima del límite de Eddington, lo que la convierte en uno de los cuerpos del cosmos más extremos descubiertos hasta ahora.

La estrella es la más lejana de su tipo captada a la fecha –a 50 millones de años luz– y según los investigadores es capaz de emitir tanta luz en un segundo como nuestro sol en tres años y medio, el equivalente a 300 millones de soles al mismo tiempo. Este fenómeno era algo que solo se les atribuía a los agujeros negros (objetos del universo con una masa tan concentrada que su gravedad es capaz de atrapar, incluso, a la luz).

El bogotano Guillermo Rodríguez, astrofísico del Observatorio Astronómico de Roma y quien participó en el estudio, reconoce que la primera reacción ante el hallazgo fue de desconcierto.

Esto, debido a que el comportamiento de la estrella –que hace parte de un sistema binario dentro de la categoría de las denominadas Fuentes Ultraluminosas de Rayos X (ULX, en inglés)– anteriormente se atribuía solamente a la presencia de agujeros negros de masas intermedias, de hasta varias cientos de veces la del Sol.

Para explicar el atípico hallazgo, Rodríguez asegura que su equipo de estudio –liderado por el italiano Gian Luca Israel– centró su hipótesis en la configuración del campo magnético de la estrella, sugiriendo que puede ser multipolar; es decir, mucho más complejo que lo que se asumía hasta ahora. “Normalmente, partimos de la base de que las estrellas tienen un campo magnético de dipolo como el de la Tierra, y creemos que una de las razones para explicar la luminosidad de esta estrella es la presencia de un campo magnético multipolar extremadamente fuerte, de 10 a la 15 Gauss (un 10 seguido por 15 ceros)”, explica el investigador y aclara que el campo magnético de la Tierra es de medio Gauss, mientras que el del Sol es de uno, en promedio (aunque puede alcanzar hasta los 4.000 en las manchas solares).

De acuerdo con Rodríguez, la gran cantidad de luz emitida también tendría explicación a partir del material con el que una estrella se ‘alimenta’ de la otra, a través de su impresionante fuerza de gravedad.

La observación del pulsar –denominado NGC 5907 ULX-1– fue hecha gracias al satélite XMM Newton de la Agencia Espacial Europea. Los científicos utilizaron los datos de archivo de ese telescopio y con un programa de computador, diseñado por Rodríguez, analizaron cada estrella en las imágenes de dicha base de datos en busca de señales periódicas; en este caso, las encontraron en la emisión de rayos X de la estrella, con un periodo de 1,13 segundos, correspondientes al periodo de rotación de la estrella.

Rodríguez, experto en objetos compactos como estrellas de neutrones y agujeros negros, y también en astronomía de rayos X, recuerda que uno de los objetivos de la ciencia es encontrar la solución más simple a cualquier problema. Sin embargo, en este caso se han visto obligados a incluir campos magnéticos complejos para explicar dicho hallazgo. Y esto los llevó a plantearse la necesidad de revaluar los modelos físicos con los que se cuenta en la actualidad.

La utilidad de este hallazgo, sin duda, será poder avanzar en el conocimiento y mejorar los modelos físicos actuales”, apuntó.

Tomado de: www.eltiempo.com 
Fotografia: Archivo particular / La observación del pulsar 
(denominado NGC 5907 ULX-1) fue hecha gracias al satélite 
XMM Newton de la ESA.

Hallado un nuevo “parque jurásico” en Australia con algunas de las huellas de dinosaurio más grandes

articulo

La Universidad de Queensland ha anunciado este lunes el hallazgo de 21 tipos de huellas de dinosaurios en lo que ha denominado el “Parque jurásico australiano”. Algunas de las pisadas, de 1,7 metros de largo, se encuentran entre las más grandes que se han registrado hasta el momento, según el biólogo y geólogoSteve Salisbruy, director del estudio que documenta el hallazgo.

Las huellas se encuentran en el noroeste de Australia, en una zona en la que se quería construir una planta de procesamiento de gas. Se calcula que tienen entre 90 y 115 millones de años. “Es la mayor variedad de pisadas de dinosaurios registrada hasta el momento”, añade Salisbruy, cuyo trabajo se ha publicado en la Memoria de la Sociedad de Paleontogía Vertebrada de 2016.

Durante cinco años, el grupo de científicos ha identificado en total 150 pisadas de dos decenas de especies de dinosaurios. Las huellas corresponden a seis especies de la clase de los saurópodos herbívoros de cuello largo, seis de dinosaurios armadillos, cinco de dinosaurios depredadores y otras cuatro de ornitópodos herbívoros bípedos, según informa la Universidad de Queensland en un comunicado.

Salisbury asegura que el descubrimiento es extremadamente importante porque es la primera vez que se encuentran dinosaurios no aviarios en la mitad occidental del continente y que pertenecen a la primera mitad del Cretáceo temprano (entre 145 y 100 millones de años de antigüedad). ”Entre las huellas está la única prueba confirmada de un estegosauro en Australia. Además, hay algunas de los dinosaurios más grandes jamás registrados. Algunas de las huellas de los saurópodos tienen 1,7 metros de largo”, ha precisado.

Hasta ahora, las pisadas de dinosaurio más grandes que se habían encontradoeran de 1,15 metros de largo, descubiertas en julio pasado en Bolivia, pertenecientes a una especie carnívora que pudo medir casi 12 metros de alto.

La zona de Walmadany, había sido seleccionada en 2008 para construir una planta de procesamiento de gas natural licuado. Entonces el pueblo aborigen goolarabooloo, habitante tradicional del lugar, acudió a Salisbury y su equipo para que investigasen los rastros de dinosaurios en un área que se extiende por 450 kilómetros. En 2011 el Gobierno la incluyó en la lista de Patrimonio Nacional de Australia y en 2013, finalmente, se desechó el proyecto del gas.

Tomado de: www.elpais.com 
Fotografía: Científicos de la Universidad de Queensland crean con 
silicona las huellas de dinosaurio identificadas.STEVEN W. SALISBURY 
EFE / UNIVERSIDAD DE QUEENSLAND

La mujer que desarrolla la vacuna contra el cáncer

articulo

“Ninguna persona responde al cáncer igual que otra”, dice la oncóloga y hematóloga Catherine Wu. Durante años, esta investigadora ha estudiado la respuesta de sus pacientes al trasplante de médula ósea para tratar sus leucemias. “Si te preguntas por qué algunos se curaron”, explica, “entiendes que es una reacción compleja que involucra a todas las ramas del sistema inmune, así que probablemente un tratamiento homogéneo, una especie de talla única para todos los pacientes, no va a funcionar”, asegura Wu en su despacho del Centro de Cáncer Dana-Farber, en Boston (EE UU).

Wu está aplicando esa idea al desarrollo de una vacuna contra el cáncer o, mejor dicho, muchas vacunas contra muchos cánceres, tantas como pacientes. La nueva generación de fármacos de inmunoterapia se basan en espabilar al sistema inmune para que aprenda a identificar y eliminar las células tumorales. Wu busca la forma de que esa respuesta sea mucho más específica y que además funcione en todas las personas, no solo en una fracción de ellas, como sucede ahora.

“La gente ha trabajado en las vacunas del cáncer durante décadas, se ha puesto mucho esfuerzo y ha habido muy buenas ideas, pero no muchos resultados”, reconoce Wu. Dos avances recientes han devuelto la esperanza a este campo de investigación. El primero es la mejora de la tecnología para secuenciar el genoma completo del tumor de cada paciente, con lo que se conoce al detalle el perfil genético específico de su cáncer. También han mejorado mucho los algoritmos que predicen cómo una proteína concreta se unirá a la superficie de una célula, de forma que el sistema inmune pueda verla.

Hace cuatro años, Wu probó a tratar a pacientes con leucemia crónica con células tumorales desactivadas. Esa autovacuna reforzó la respuesta inmunitaria y ayudó a algunos pacientes a controlar el tumor. La nueva vacuna de Wu es una versión refinada que lleva solo “los ingredientes activos”, conocidos como neoantígenos “Son [proteínas] muy específicas del tumor y no se encuentran en tejidos normales, así que, de repente, tenemos una forma de identificarlos y podemos usar nuestra creatividad para ver cómo vamos a atacar a esos antígenos”, explica Wu. El problema es que los neoantígenos son muy diferentes de paciente a paciente, por lo que hay que hacer un tratamiento específico para cada uno.

La nueva vacuna, NeoVax, tiene dos componentes. El primero son péptidos desarrollados en base a los neoantígenos del tumor. Esos péptidos muestran los antígenos a las células del sistema inmune y estas aprenden a identificarlos y eliminar las células que los llevan en su superficie. El segundo componente es una secuencia de ARN que aumenta la respuesta inmune.

NeoVax se está probando en dos pequeños ensayos con pacientes de glioblastoma, el cáncer cerebral más agresivo y difícil de tratar, y melanoma, explica Wu. Un tercer ensayo comenzará en unos meses en pacientes con cáncer de riñón. Los tres ensayos son de fase uno, la primera de las tres requeridas para probar la eficacia de cualquier fármaco, por lo que se trata aún de los pasos iniciales. Los resultados preliminares “parecen prometedores”, señala Wu.

Si funcionase finalmente, se aplicaría en combinación con otros tratamientos de inmunoterapia. Primero, la vacuna permitiría dirigir el ataque del sistema inmune justo al tumor y después se administraría otro fármaco de inmunoterapia ya aprobado para “soltar los frenos” del sistema inmune y dejar caer el ataque con toda su fuerza. Después, si siguiese existiendo cáncer, se podría aplicar un tratamiento adicional a base de linfocitos también modificados genéticamente en base al perfil del tumor de ese paciente.

Según Wu, este será más o menos el tipo de tratamientos contra el cáncer que se pueden esperar en el futuro próximo. La investigadora no menciona la quimioterapia adrede, pues posiblemente no sea necesaria en absoluto. “A pesar de todos los éxitos que ha habido con la quimioterapia, no sabemos del todo por qué funciona, si es solo es por la droga en sí o si ha provocado también una respuesta inmune posterior que ayudó a matar al cáncer”, explica. “Este es otro campo que habrá que estudiar”, añade.

Este tipo de tratamientos obligará a las grandes farmacéuticas “a cambiar su forma de pensar”, opina Wu. En lugar de tener solo una vacuna, fabricar miles de dosis y almacenarlas, estos nuevos tratamientos serán de usar y tirar. La doctora es cofundadora de Neon, una pequeña empresa biotecnológica que está desarrollando vacunas basadas en neoantígenos. Algunas farmacéuticas grandes también están apostando por estos tratamientos personalizados, resalta Wu. La médica explica que el precio de estas vacunas personalizadas “no es superior” al de algunos de los fármacos actuales de inmunoterapia. Como ventaja permitirían que la inmunoterapia “funcionase en todos los pacientes”. “Creo que con estos tratamientos, en el futuro, podremos fortalecer al sistema inmune lo suficiente como para que el cáncer sea indetectable”, asegura.

Tomado de: www.elpais.com 
Fotografía: Katherine Wu, investigadora del Instituto de Cáncer 
Dana-Farber, en Boston (EE UU). DANA-FARBER

Descubren cómo era la Vía Láctea en sus orígenes

articulo

La Vía Láctea pudo ser en sus orígenes masiva, polvorienta, con altos índices de formación de estrellas y grandes capas extendidas de gas, según las observaciones hechas de otras formaciones similares a nuestra galaxia cuando el Universo estaba en sus primeras fases.

Gracias a la alta sensibilidad del telescopio Alma, en el chileno desierto de Atacama, los astrónomos han observado dos galaxias similares a la Vía Láctea cuando el Universo tenía solo un ocho por ciento de su edad actual, según un estudio que publicó este jueves Science.

Esas galaxias en espiral que son como un día fue la Vía Láctea, están rodeadas de “súper-halos” (gran anillo) de hidrógeno que se extienden muchos cientos de miles de años luz más allá de sus discos polvorientos y repletos de estrellas.

Durante décadas, para observar las galaxias distantes los astrónomos han buscado la forma característica en que sus gases absorben la luz brillante de los quásares que se sitúan en un segundo plano de las formaciones estelares.

La luz de esos quásares lejanos al pasar por las galaxias que encuentra en su camino hacia la Tierra puede registrar la “firma espectral”, un tipo de radiación del gas de una galaxia, pero que es muy difícil de detectar. “Imagina una pequeña luciérnaga junto a un proyector de alta potencia.

Eso es a lo que los astrónomos se enfrentan cuando se quiere observar esas versiones juveniles de nuestra galaxia”, señaló el autor principal de estudio, Marcel Neeleman, de la Universidad de California (EE.UU.).

Los intentos de observar directamente la luz de esas galaxias distantes han sido, en su mayoría, infructuosos, pero ahora, un grupo de astrónomos han logrado ver sus emisiones, lo que ofrece la oportunidad “de saber cosas sobre los primeros tiempos de la historia de nuestra galaxia y de otras similares a ella”, agregó.

Sin embargo, el resultado no fue el esperado. Pensaban ver débiles emisiones por encima del quásar, pero en realidad observaron “fuertes y brillantes emisiones de carbono procedentes de las galaxias y muy separadas de los quásares situados en segundo plano“, explicó el profesor de Astronomía de la misma universidad, Xavier Prochaska.

Los datos procedentes de ALMA también revelan que ambas galaxias están a unos 12.000 millones de años luz de la Tierra y forman estrellas a una velocidad “moderadamente alta”.

Además han resuelto una cuestión que desde hace una década se hacían los expertos sobre la formación de las galaxias, pues ahora saben que algunas galaxias en sus estadios más incipientes tenían halos que estaban mucho más extendidos de lo que se creía y que pueden ser material empleado para el crecimiento de la galaxia”.

EFE

Tomado de: www.eltiempo.com 
Fotografia: Archivo particular

El joven de 17 años que corrigió un error de la NASA

articulo

Miles Soloman tiene 17 años y es el mejor de su clase en la escuela Tapton School en Sheffield, Inglaterra.  Parte de sus días como estudiante los pasa investigando casos del Proyecto TimPix del Instituto para la Investigación en las Escuelas (IRIS, por sus siglas en inglés), del cual es miembro.

Allí, alumnos de todas las regiones de Reino Unido se reúnen para trabajar con datos obtenidos de la Estación Espacial Internacional de la NASA (ISS, por sus siglas en inglés). Y esta vez, como en todas las otras sesiones de trabajo, recibió una hoja de cálculo con información de la ISS.

Luego de leer el reporte una y otra vez, de manera detallada, Soloman descubrió un error. La información que había recibido era sobre los niveles de radiación captados por sensores de la Estación Espacial, que cada cuatro segundos son registrados de manera intermitente.

Cuando el estudiante revisó cuáles eran los menores niveles de radiación, vio que en la lista estaba escrito un: – 1. Según le contó Soloman a la BBC, lo primero que pensó fue que no puede haber energía negativa. Por eso, se percató de la equivocación.

“Descubrí que donde debería aparecer que no había energía, porque no había radiación, en realidad mostraba -1”, le dijo a ese medio. Luego, creyó que lo más prudente era escribirle un correo a la ISS. “Le envié un email a la NASA. Aún ahora suena increíble decirlo”, dijo el joven durante una entrevista con el programa The World At One, de BBC Radio 4.

Aunque la NASA ya estaba al tanto de este error, creía que solamente se producía una o dos veces por año. Pero Soloman encontró que se genera varias veces al día. De acuerdo con Larry Pinsky, miembro de la NASA, el equipo de la ISS pensaba que ya había resuelto esta anomalía.

Por eso, reconoce el inmenso aporte que los estudiantes pueden hacer a la ciencia. ”Esto demuestra uno de los valores del proyecto IRIS en el trabajo con grandes cantidades de datos. Estoy seguro de que hay cosas interesantes que los estudiantes pueden hallar, que los profesionales no tienen tiempo para buscar“, le contó a la BBC.

Tomado de: www.elespectador.com  

fotografía: "Descubrí que donde debería aparecer que no había 
energía, porque no había radiación, en realidad mostraba -1”, 
le dijo Soloman a la BBC. / NASA

El invento colombiano capaz de medir gases del suelo

articulo

Daniel Mauricio Pineda es estudiante de la Maestría en Ciencias-Físicas de la Universidad Nacional, en Medellín, y creó un aparato para medir los gases del suelo. Senose, como fue denominado su invento, tiene seis sensores controlados por un microchip para calcular los datos que posteriormente irán a parar a un software.

El aparato funciona en un recipiente de 15 centímetros de largo, 10 de ancho y cinco de profundidad, y hace las veces de una nariz electrónica. Pues mide la acumulación de gases en la tierra y cuál ha sido la variación en su producción. Esto, luego de introducir una muestra de tierra en el recipiente. Como si pudiera olerlos, Senose capta qué tanto CO2 se ha producido en los suelos tropicales.

“La aplicación del método es válida en la agricultura porque el uso excesivo de fertilizantes aumenta la producción de este gas, por lo que, incluso, el sistema podría servir como herramienta de control y manejo de suelos”, dijo Pineda en un comunicado de la U. Nacional.

Por ejemplo, en áreas boscosas donde la mano humana no ha dejado rastro. “En Colombia se hacen estudios en zonas donde hubo conflicto, que habían sido inexploradas y que son de interés para evaluar procesos ambientales”.

El dispositivo, que tiene un costo de 45 dólares, se conecta a la energía para funcionar y consume solo cinco voltios. Aunque, también, podría trabajar con baterías para transportarlo a zonas rurales y enviar datos desde allí a través de internet.

La primera prueba buscó comparar la producción de gases en Colombia y Ecuador durante 24 horas. Donde se demostró que el suelo nacional produjo más gases que el país vecino. Pues en Apartadó, en la subregión antioqueña de Urabá, la producción de metano, hidrógeno y CO2 aumentó en el suelo colombiano al cabo de seis horas. Mientras que, en el Valle de Salinas, en Ecuador, el incremento de gases se dio luego de 10 horas.

Ahora Pineda, en alianza con la Universidad Autónoma de México, busca si Senose podría funcionar en sistemas de producción bovina para analizar impactos ambientales. “Como consecuencia de la alimentación con el pasto y la actividad microbiológica en su estómago, el ganado es uno de los mayores productores de gases de efecto invernadero, concluyó el comunicado de la universidad.

Tomado de: www.elespectador.com  

Fotografia: El aparato tiene seis sensores controlados por un 
microchip para calcular los datos de los gases. / Agencia de noticias 
Universidad Nacional

El niño que se fabricó su propia mano robótica

articulo

Leonardo Viscarra tiene 14 años y es de Bolivia. Desde que estaba en el vientre de su mamá, la mano izquierda se le quedó enredada en la placenta y no se pudo desarrollar del todo. Le diagnosticaron síndrome de la banda amniótica, una enfermedad congénita causada cuando las hebras amnióticas del saco de la madre se entrelazan con las extremidades del feto.

A sus 8 años Leonardo descubrió la tecnología por pura casualidad al romper un carrito de juguete. “Yo le tiré una piedra y el carro se rompió y pude ver la placa y los motores”, relató el niño boliviano, quien asegura que desde ahí se sintió atraído por la mecánica.

Hoy Viscarra, después de mucho trabajo y de manera casi empírica, logró construir su propia mano robótica mediante una impresora 3D, con la que ahora puede “agarrar vasos, frascos y una variedad de objetos que antes no podía sostener”, le dijo el niño a Efe.

Cuando estaba más pequeño, comenzó con una mano muy precaria que era una suerte de pinza. Sin embargo, no era muy funcional y solo le servía para tomar objetos. Más tarde, consiguió una más mecanizada, pero esta no le encajaba del todo y no parecía muy práctica.

Con más investigación, según cuenta, conoció la historia de un niño francés que fue el primero en tener una prótesis de este tipo. Y se enteró de que existía una fundación estadounidense encargada de su fabricación.

Se contactó con una tía que vivía en Estados Unidos y a través de ella le enviaron una primera mano robótica. El problema fue que esa mano le quedó muy grande y de poco le servía.

Pero a Viscarra no le importó el tamaño y decidió inspirarse en esta prótesis para hacer la suya propia, que está personalizada con sus medidas.

Sacó, entonces, el diseño de internet y acudió al Instituto de Robótica Sawers, en la ciudad de Cochabamba (centro de Bolivia), donde actualmente vive. Allí le ayudaron a hacer realidad su propia mano tecnológica.

Utilizando una impresora 3D moldeó su nueva mano y, con la ayuda de sus profesores y padres, unió todas las piezas mediante hilos y cuerdas de nailon.

La prótesis costó menos de 100 dólares. Esa cifra contrasta con los precios de las prótesis biónicas en el mercado, que pueden llegar a costar unos 15.000 dólares.

Tomado de: www.elespectador.com  
fotografía: El boliviano Leonardo Viscarra tiene 14 años. / EFE