Blog de Entrelibros

Librería de Investigación y Ciencia

Blog de Entrelibros - Librería de Investigación y Ciencia

GRUPO DE OPERACIONES ESPECIALES MOVIL No.1: FUTURO TACTICO DE LA INFANTERIA DE MARINA COLOMBIANA PARA EL POSTCONFLICTO

01

(Infodefensa.com) Erich Saumeth Cadavid – Como resultado de la intensificación del conflicto armado interno  -durante las dos últimas décadas-, los recursos y esfuerzos de la Infantería de Marina Colombiana, estuvieron orientados a reforzar en medios, equipos y personal sus componentes fluviales y terrestres con el objeto de prevenir, disuadir y combatir las amenazas que a lo largo de esos años se generaron a partir de la lucha contrainsurgente y antiterrorista, que desarrollaron con notable éxito en múltiples teatros de operaciones.

No obstante recientemente y ante el cercano fin del conflicto interno, las Fuerzas Armadas de esta nación han comenzado el diseño de planes y programas encaminados a reorientar el esfuerzo estratégico para dirigirlo a un pausada potenciación de las capacidades de todos los componentes de fuerza, con el evidente fin de fortalecer su poder disuasivo (en un contexto regional) y lograr a su vez proyectarlo a mediano plazo de cara a probables escenarios geopolíticos en un futuro cercano.

La intención obvia es entonces, conseguir construir capacidades convincentes que eviten o disuadan posibles amenazas o puedan combatirlas eficazmente a través del desarrollo de roles y misiones para los cuales se hace necesario la creación de nuevas unidades, con equipos idóneos para ello y por medio de una adecuada preparación, entrenamiento y mantenimiento.

Es en este escenario en donde precisamente se ha planteado la posibilidad –muy real- de crear un nuevo Grupo de Operaciones Especiales Móviles para la Infantería de Marina de este país, que eventualmente se desplegaría en las áreas jurisdiccionales de las Brigadas de Infantería No.1 y No.2.

La nueva unidad para el cumplimiento cabal de las misiones asignadas tendría como principal medio táctico un vehículo de características 4×4, multipropósito y de alta movilidad, que pueda ser configurado para el transporte blindado de personal (M.R.A.P), además de comando y control y de emergencia y rescate, dotado a su vez de armamento que le permita poder brindar apoyo de fuego a las unidades desplegadas o reaccionar con poder de fuego en situaciones hostiles o que justifiquen el empleo de las mismas con el fin de proteger a la tripulación, tropa destacada o a la población civil.

Dadas las circunstancias actuales en las que se desarrolla esta etapa final del conflicto en el país y frente al accionar delictivo de las organizaciones narco-terroristas, bandas criminales y delincuencia organizada y además a las zonas en donde el nuevo GOES se desplegaría, es recomendable contar con medios que no solo garanticen el desplazamiento efectivo hacia cualquier zona rural o urbana, sino que al mismo tiempo brinden la protección necesaria para los miembros de la Fuerza Pública. Por ello se considera de suma importancia que los vehículos escogidos puedan no solo utilizarse como medios utilitarios (transporte-enlace-evacuación), sino que también puedan configurarse como medios M.R.A.P, lo que les permitiría soportar el impacto de munición de calibre 5,56x45mm y de 7,62x39mm, así como explosiones de M.A.P, M.U.S.E y A.E.I, (diseño en “V” de la parte inferior del chasís), garantizando con ello la supervivencia de la tripulación o en su defecto el menor daño posible a la misma.

Es también importante anotar que la organización, los medios y el entrenamiento del GOES, le brindaría a la Infantería de Marina la capacidad estratégica de contar con una unidad que en caso de confrontación convencional (o en defensa de la soberanía nacional), pueda desplegarse y enfrentar contingencias de esta naturaleza.

GOES-IM MÓVIL No.1

El nuevo Grupo de Operaciones Especiales de la Infantería de Marina, creemos estaría entonces integrado por dos compañías preparadas y entrenadas para el desarrollo de operaciones de reconocimiento y control de rutas, aseguramiento y control de áreas urbanas o rurales, neutralización de acciones terroristas o criminales, desarrollo de operaciones anti narcóticos y apoyo de operaciones conjuntas, estando presumiblemente organizado de la siguiente manera (Tabla de Organización y Equipos):

E3

Esta distribución –TOE- implicaría que el GOES-IM MÓVIL No.1, estaría compuesto por un (01) Comando y por dos (02) Compañías Móviles (CM), compuestas a su vez cada una por tres (03) Pelotones Móviles (PM).

Para ello cada Pelotón Móvil estará dotado de cuatro (04) vehículos, para un total de veinticinco (25) vehículos de tracción 4×4 y con un personal estimado en 100 Infantes de Marina, organizados de esta forma:

E4

COMPOSICION UNIDAD TÁCTICA:

E1

E2

De acuerdo a lo planteado anteriormente, el Comando del GOES-IM MÓVIL No.1, estaría bajo la responsabilidad de un Capitán de Infantería de Marina. Cada una de las dos Compañías estarían a su vez bajo el mando de un Teniente, quienes ocuparían el primer vehículo del primer pelotón de su respectiva compañía y cuyas tripulaciones sugerimos podrían estar conformadas de la siguiente manera:

El Vehículo Comando o principal, estará tripulado por el Comandante de la Unidad, por un ayudante del Comandante y Radio Operador, por un Conductor y por un Artillero.

Cada Pelotón estará compuesto por cuatro vehículos, cada uno tripulado por cuatro Infantes de Marina, integrados de la siguiente forma para ambas compañías:

Vehículo No.1-PRIMER PELOTON-: Comandante de Compañía, por un ayudante del Comandante y Radio Operador, por un Conductor y por un Artillero.

Vehículo No.1-SEGUNDO y TERCER PELOTON-: Comandante de Vehículo, por un ayudante del Comandante y Radio Operador, por un Conductor y por un Artillero.

Vehículo No.2 –PRIMER, SEGUNDO y TERCER PELOTON-: Comandante de Vehículo, por un ayudante del Comandante y Radio Operador, por un Conductor y por un Artillero.

Vehículo No.3 –PRIMER, SEGUNDO y TERCER PELOTON-: Comandante de Vehículo, por un ayudante del Comandante y Radio Operador, por un Conductor y por un Artillero.

Vehículo No.4 –PRIMER, SEGUNDO y TERCER PELOTON-: Comandante de Vehículo, por un ayudante del Comandante y Radio Operador, por un Conductor y por un Artillero.

-(Vehículo CMDO, equipado de acuerdo a requerimiento de comandante de la unidad. Se recomienda Ametralladora M-60 o M-249, para no hacer identificable o distinguible al vehículo).

E5

 

E6

ARMAMENTO PESADO DEL GOES-IM

Las misiones que el nuevo Grupo de Operaciones Especiales desarrollarían, exigen el despliegue de sistemas que le permitan a la unidad contar con un apoyo de fuego válido y disuasivo, que le ofrezcan la posibilidad de brindar cobertura a las unidades en acción o que a su vez le posibiliten reaccionar con gran capacidad de fuego frente a situaciones que comprometan a los miembros de la unidad, así como a sus equipos y que le permitan también proteger a la población civil de ataques de las organizaciones narco-terroristas.

Por ello y en consecuencia con la composición de la unidad táctica, creemos que los siguientes equipos y su distribución serían los idóneos para los vehículos de cada uno de las dos compañías:

-Una (01) ametralladora Browning M-2HB-QCB de 12,7 mm, que sería emplazada en el Vehículo No1 del Primer Pelotón de cada una de las dos Compañías, como medio de apoyo de fuego pesado.

-Ocho (08) ametralladoras US Ordnance M-60 de 7,62 mm, o FNHerstal M-249 de 5,56 mm, en los Vehículos del Primer, Segundo y Tercer Pelotones de cada una de las dos Compañías, como medios de apoyo de fuego ligero.

-Tres (03) Lanzagranadas Milkor MK-19 de 40 mm, en tres Vehículos del Primer, Segundo y Tercer Pelotón de cada una de las dos Compañías, como medios de apoyo de fuego pesado.

-(El vehículo Comando, equipado de acuerdo a requerimiento de comandante de la unidad. Se recomienda Ametralladora M-60 o M-249, para no hacer identificable o distinguible al vehículo).

VEHÍCULO DE DOTACIÓN:

Hemos hecho énfasis antes que nada, en que el vehículo con el que eventualmente se dotaría a la nueva unidad móvil de la Infantería de Marina, debe caracterizarse no solo por su alta movilidad y prestaciones mecánicas, sino por la posibilidad de brindarle a su tripulación protección suficiente en caso de ataques con munición de calibre 5,56x45mm y de 7,62x39mm y de explosiones de M.A.P, M.U.S.E y A.E.I, sin que por ello además se afecten sustancialmente y precisamente las prestaciones del modelo seleccionado.

Creemos también que el vehículo debe poder configurarse en diferentes versiones según las necesidades del servicio, y contar con un excelente soporte técnico postventa, que garantice el suministro de repuestos y el mantenimiento a bajos costos, así como la instrucción y preparación de los mecánicos de la Infantería de Marina, en muy corto tiempo.

Sin embargo, también creemos que la versatilidad y agilidad del modelo serán fundamentales dadas las condiciones topográficas de los terrenos en donde los mismos serán desplegados, pues sin importar el estado de vías o caminos, los vehículos deberán poder desplazarse sin mayores dificultades permitiéndole así a la unidad poder cumplir y desarrollar sus misiones.

Estas condiciones se han visto apoyadas además por la intención no solo de la Infantería de Marina, sino del Ejército y de la Policía Colombianas (planes meteoro), de contar con un modelo único que preste sus servicios en las diferentes fuerzas, gracias a la variedad de configuraciones y las facilidades que para su operación brinde a sus posibles usuarios.

Uno de estos modelos –recientemente probado ante el cuerpo de oficiales de estas fuerzas- es el Navistar Defense MXT-MVA IS, ofrecido como vehículo táctico y como M.R.A.P, con blindajes nivel Stanag 3 y casco de diseño en “V”, lo que le permite soportar con éxito explosiones de minas antipersonal, artefactos explosivos improvisados y munición abandonada sin explotar, así como impactos de munición de diferentes calibres.

02

Este modelo ha sido desarrollado para operaciones de tipo COIN, así como para su uso en entornos tropicales, gracias a su tracción 4×4, lo que le brinda gran maniobrabilidad en terrenos abruptos, teniendo la capacidad de transportar hasta seis hombres –con su respectivo equipo, en la cabina- contando con una estación de armas en la parte media del vehículo a la que se accede por una torreta, que puede montar una ametralladora Browning M-2HB-QCB de 12,7 mm, o ametralladoras US Ordnance M-60 de 7,62 mm, o FNHerstal M-249 de 5,56 mm, o incluso un Lanzagranadas Milkor MK-19 de 40 mm.

Dotado entonces de un vehículo 4×4 todo terreno, multitáctico y blindado, respaldo por un completo sistema de fuego pesado, el GOES-IM MÓVIL No.1, sería una nueva unidad caracterizada por su agilidad en cuanto al desplazamiento, su poder de fuego y su versatilidad táctica, lo que le posibilitaría su despliegue en múltiples teatros y de acuerdo a los requerimientos que el Ministerio de la Defensa (y las FFAA), están previendo en la etapa de postconflicto a la que rápidamente se acerca Colombia.

Sumado al BAMIN No.1, esta nueva unidad modificaría también el concepto operacional de la Infantería de Marina, como fuerza esencialmente móvil, que no solo sería modelo de organización para las otras fuerzas, sino que además le permitiría a este país apoyar –bajo este nuevo concepto- el desarrollo por ejemplo de misiones de paz bajo el mandato de las Naciones Unidas, y tal como en varias oportunidades lo ha expresado el comando de la Armada Nacional.

El GOES-IM MÓVIL No.1, es sin duda pues el futuro táctico de la Infantería de Marina Colombiana, y una unidad de referencia en escenarios de postconflicto, de redirección de los esfuerzos estratégicos, del desarrollo material del concepto de disuasión y de cómo debe comenzar a proyectarse en cierne el conjunto de las Fuerzas Armadas de esta nación.

———

*Erich Saumeth Cadavid. Consultor e Investigador Colombiano en temas y asuntos de Defensa, Seguridad Nacional, Geopolítica y Políticas de Gobierno.

COTECMAR Y LA POTENCIACION DE LA INDUSTRIA DE DEFENSA NAVAL COLOMBIANA

Z-9 (Entrelibros.co Erich Saumeth Cadavid ©2014) – La recientemente finalizada conferencia OPV Latin America 2014, celebrada en Cartagena de Indias, es otra de las nacientes muestras de la importancia que a nivel regional ha comenzado a tomar la Corporación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de la Industria Naval, Marítima y Fluvial Colombiana –COTECMAR-, como astillero que ha empezado a marcar la pauta en el desarrollo de una industrial de defensa naval, aterrizada no solo a las necesidades puntuales de sus clientes, sino al entorno y a las características propias del continente.

De vital relevancia ha sido esto último, pues le ha posibilitado iniciar la proyección de sus productos en los mercados del Caribe y suramericano, llamando también de paso, la atención sobre este sector y sobre las compañías colombianas que igualmente ofrecen una amplia variedad de soluciones para necesidades de defensa y de homeland.

Sin embargo, este proceso lejos de ser casual es el resultado de un trabajo de casi 13 años, cuyo objetivo principal fue en principio, reducir la brecha tecnológica que se cernía sobre la industria marítima colombiana, debido a políticas no claras de planificación, desarrollo e inversión, que detuvieron el sector durante un considerable periodo de tiempo.

La entrada de Cotecmar en 2001, revirtió esta situación, particularmente a partir del año 2005, momento en que fue alcanzado el punto de equilibrio financiero, que lo hizo auto sostenible y que posibilito el desarrollo del Plan Estratégico de Fuerza, a través del Plan Puente, que en su primera etapa materializo lo programado en el Plan Orión 1, y que a partir de este 2014, se concentrará en la materialización de lo proyectado en los planes Orión 2 y Faro (Post conflicto), hasta su finalización en el año 2030.

CPV-146 De hecho y de cara al OPV Latin America, trascendió el inicio de la construcción de la segunda generación de patrulleras de zona económicas exclusivas u OPV, así como los tiempos previstos para el comienzo de la construcción también de las futuras Plataformas Estratégicas de Superficies –PES- planeados para el 2019, lo que es una muestra, de la potenciación del sector gracias a que Cotecmar ha podido responder a las necesidades estratégicas de la Armada Colombiana, así como a requerimientos de naciones vecinas, que consideran ya a este astillero, como un proveedor de calidad con excelentes servicios y respaldos de postventa, tal y como lo ha demostrado la reciente venta de lanchas patrulleras de rio –LPR40- al Brasil.

Sin embargo urge en este sentido, la definición pronta del diseño final de lo que será la tercera OPV, que debe revelar cambios producto del uso y despliegue operacional de las dos primeras, y que no solo este orientado a la satisfacción de las necesidades de la ARC, sino a la de eventuales clientes en la región, tales como Trinidad y Tobago y potenciales interesados en Centroamérica.

Esto se consigue invirtiendo aún más recursos en nuevos programas de investigación y en el desarrollo del sistema integrado para la industria astillera -SII-, así como generando nuevos procesos en torno al manejo integral de materiales para la construcción naval –MCN-, al de corrosión marina –MIC-, y al sistema de calidad para la gestión de la industria –SCG-, forjando con ello nuevas tecnologías resultado del conocimiento de procesos y materiales (manejo de la fibra de carbono), lo que permitirá a corto y mediano plazo nuevos diseños, al igual que la implementación de nuevos procesos de mantenimiento y reparación.

1-BDA (2) La “Estrategia de la Hoja”, implementada a la sazón por Cotecmar, le está permitiendo a esta astillero la construcción de unidades de diferentes tamaños, que le posibilitan a su vez a la Armada Colombiana, poder abarcar todo el rango de capacidades hídricas en el territorio nacional, así como mantener un alto grado de operatividad de todas sus unidades de superficie y silentes, amén del aumento constante en el tiempo del inventario de las mismas, producto del trabajo de quien en estos momentos en uno de sus grandes aliados estratégicos, Cotecmar.

En este sentido entonces, la defensa de la soberanía, la disuasión estratégica, la integridad territorial, el control marítimo y fluvial, el combate al terrorismo, el combate al narcotráfico y la visión de Colombia en el postconflicto, se hacen realidad, gracias a un esfuerzo coordinado interinstitucional, y al apoyo presupuestario, lo que le permitirá a la ARC, estar cada vez mejor preparada para el futuro, frente a los interés positivos que sobre los espacios marítimos colombianos tienen otros naciones.

-Fotos: Erich Saumeth C. ©

Novedades Universidad del Norte

Entrtelibros, con motivo de la 27ª. Feria Internacional del libro de Bogotá, tendrá un interesante palco para sus recomendados , aquí un interesante título de la Universidad del Norte, que ya se encuentra a disposición de nuestro seguidores en la librería.

El Territorio: Un análisis desde el derecho y la Ciencia Política”

El Territorio como construcción intelectual siempre ha ocupado un lugar importante en los estudios realizados desde el derecho y la ciencia política, puesto que este constituye al mismo tiempo un ámbito de regulación, un espacio para la acción del Estado y un referente de identidad. Teniendo en cuenta estos elementos y los múltiples interrogantes que plantea la noción de ?Territorio?,los profesores de la División de Ciencias Jurídicas de la Universidad del Norte, pertenecientes al Grupo de Investigación en Derecho y Ciencia Política (GIDECP) y al Grupo de Investigación en Sociología del Derecho, han decidido asumir el reto de abordar desde sus áreas de conocimiento el análisis de este concepto tan heterogéneo y complejo.

Los lectores expertos en Derecho y Ciencia Política y los no especializados en estas áreas, encontrarán en esta obra reflexiones, estudios, y resultados de investigaciones, acerca del rol e interacción del territorio en el mundo moderno y la esfera internacional; en el ordenamiento territorial; en la construcción de un espacio de identidad y para la paz, así como en su estrecha relación con los derechos fundamentales.

Autores:

  • ·         JAVIER ALFREDO FERREIRA OSPINO

Doctorante en Sociología Jurídica en Instituciones Políticas, Universidad Externado de Colombia.

  • ·         SILVANA INSIGNARES CERA

Doctoranda en Derecho, Universidad de Valencia (España).

  • ·         CARLOS ENRIQUE GUZMÁN MENDOZA

Doctor en Ciencia Política, Universidad de Salamanca (España).

  • ·         ÁNGEL TUIRÁN SARMIENTO

Doctorante en Derecho Público, Université de Grenoble (Francia).

  • ·         ADRIANA ALGARÍN CASTILLO

Especialista en Derecho Público, Universidad del Norte (Colombia).

  • ·         ALEXANDRA GARCÍA IRAGORRI

Doctora en Ciencia Política, Pennsylvania State University (Estados Unidos).

  • ·         CARLOS JAVIER VELÁSQUEZ MUÑOZ

Doctor en Derecho, Universidad de Salamanca (España).

  • ·         JOSÉ GABRIEL NIEVES LÓPEZ

Especialista en Derecho Administrativo, Universidad Santo Tomás (Colombia).

  • ·         VIRIDIANA MOLINARES HASSAN

Doctora en Derecho Público y Filosofía Jurídico-Política, Universidad Autónoma de Barcelona (España).

  • ·         CARLOS ANDRÉS OROZCO ARCIERI

Doctor en Derecho con especialidad en Sociología jurídico-penal, Universidad Autónoma de Barcelona (España).

  • ·         JUAN PABLO SARMIENTO ERAZO

Doctor en Derecho, Universidad de los Andes (Colombia).

  • ·         DIANA RICO REVELO

Doctora en Psicología Social, Universidad del Norte (Colombia).

  • ·         PAMELA LOZANO IBÁÑEZ

Politóloga. Investigadora, Universidad del Norte (Colombia).

  • ·         PEDRO MONTERO LINARES

Magister en Derecho y especialista en Negociación y Manejo del Conflicto, Universidad del Norte (Colombia).

  • ·         JULIA SANDRA BERNAL CRESPO

Doctora en Derecho; profesora de la Universidad del Norte de Barranquilla.

  • ·         LUZ ESTELA TOBÓN BERRÍO

Doctorante en Ciencias Sociales, Universidad del Norte en doble titulación con la Universidad Paris Ouest Nanterre La Defense (Francia).

  • ·         MARJORIE ZÚÑIGA ROMERO

Abogada, especialista, magister y doctoranda.  Docente investigadora de Ciencias Jurídicas, Universidad del Norte. Barranquilla (Colombia).

  • ·         JUDITH ECHEVERRÍA MOLINA

Abogada, Universidad del Norte (Colombia). Especialista en Derecho de Sociedades, Universidad Javeriana (Colombia)

PODER, MASA Y VIOLENCIA EN COLOMBIA

Cese-de-violencia-en-Colombia-12

(*Erich Saumeth Cadavid ©-2014) Todo análisis de la violencia que no reproduzca e interprete el papel de cada uno de los sectores que hacen parte de la Sociedad Colombiana (no nación) sufre de una radical e incurable equivocación: Antes que señalar, enjuiciar o endilgar responsabilidades o culpas, debe recordarles a cada uno de esos miembros, su cuota de responsabilidad, por que no hay un solo Colombiano que directa o indirectamente pueda permanecer al margen de la perturbación personal y colectiva que causa la violencia.

El drama de la perpetración de la misma, paradójicamente se encuentra en las palabras que buscan acabar con ella: perdón y olvido. El olvido lleva implícita la condonación de culpas y responsabilidades, situación más que inadmisible en un País que comienza a retomar su conciencia histórica. Pero una cosa es la recriminación retrospectiva o el juicio de responsabilidades sobre el sistema, los partidos o los detentadores del poder y otra el examen moral sobre el fenómeno. Este si es urgente socialmente, por que la violencia no acabara mientras no tomemos conciencia sobre ella.

Sin embargo es mas que cierto que ese olvido es el aspecto manifiesto de la política de convivencia de quienes integran nuestro sistema político y que los lleva a adoptar posturas de paz y acuerdos aparentemente en pro de la patria, no siendo esto mas que la vivida o real expresión de una organización política tradicional en donde priman el sectarismo y la defensa de privilegios listos a protegerse directa o indirectamente y en forma violenta.

Esto nos lleva a creer que entre estas organizaciones políticas existen entendimientos tácitos e incluso expresos que evitan la confrontación mutua y que promueven el olvido (de la violencia), pero que como consecuencia generan en la sociedad la represión subconsciente de su realidad o la desvían a formas radicales de expresión. En este entorno de paz precaria, es posible la acomodación política de manera artificial, hecho que sustenta a su vez el mantenimiento de condiciones de violencia presentes en las esferas políticas y sociales del País.

La permanencia entonces de las posiciones políticas tradicionales, incompatibles con los cambios socio-económicos de la población tienen como consecuencia la persistencia del sectarismo que impide que ni aun y a partir de campañas cívicas o sociales (Marchas), se logren determinar las razones concretas de la violencia o los medios para su extinción y en cambio se adopten posiciones polémicas y distractoras a través de las cuales se preserven determinadas partes de la estructura tradicional y de la institucionalidad políticas y se desechen así los exámenes objetivos del problema de la violencia nacional.

¿Pero y frente a este panorama como reacciona la masa social?…¿y esa reacción implica necesariamente algún tipo de transformación colectiva hacia lo político?… Responder a partir de criterios de auto-interpretación propios o ajenos seria equivocado, situación que en nuestro País es muy frecuente a partir de estudios que pretenden determinar como piensa o actúa parte o la totalidad del conglomerado social. Se llega entonces a explicar la violencia como una conducta de perversión criminologica o como manifestación radical, social o armada, en contra de un sistema injusto y excluyente por parte de esa masa social.

Esta respuesta seria lógica si de manera efectiva las masas oprimidas, controladas o excluidas, fuesen conscientes de su propia situación y reaccionaran aglutinándose, transformándose y convirtiéndose finalmente en una muta de multiplicación social con fines específicos y con el objeto de definir o de por lo menos colocar sobre la mesa, un determinado discurso reivindicativo o de rechazo.

Esta reacción seria la muestra inequívoca de sentimientos o de posiciones colectivas, de masa, que a su vez indicarían que el camino hacia una verdadera consciencia nacional o de nación estaría ya construyéndose. Pero estas manifestaciones al interior de sociedades como la nuestra son escasas. En nuestro País solo existen muy pocos antecedentes en los últimos 20 año, muestras por lo demás significativas de nuestra incapacidad individual de insertarnos de manera sostenible dentro de una masa que a partir de su densidad, crecimiento y apertura nos permite sentirnos e incluso considerarnos como nación.

La violencia no es más que una profunda expresión de las incapacidades sociales y golpea, siempre, lo más íntimo de la conciencia colectiva.

Nuestro problema es entonces no la carencia de paz, sino la falta de capacidad personal, colectiva e incluso política para alcanzarla. Es mas, nuestras reacciones generales evidencian un estado permanente de insensibilidad colectiva. Se reacciona en razón directa a la proximidad con el hecho violento. Medimos en kilómetros, en cuadras, e incluso en metros, nuestra sensibilidad y nuestra solidaridad con la nación, con los ciudadanos y con nuestra misma especie y aceptamos tácitamente la imposición de nuevas escalas de valores deformadas, anómalas e ilegales.

No se hiere o mata con agrado a la propia gente. Siempre existe un sentimiento de ¨tribu¨ que se opone a las guerras civiles y por lo general esto las lleva a terminar en pocos años o incluso más aprisa.

¿Cual es entonces la razón de la prolongación de un conflicto o la persistencia de fenómenos violentos por mas de medio siglo contados estos últimos solo y a partir de 1948?… Acaso y de manera exclusiva el “…control político y social por medios coercitivos y violentos…” ¿O el carácter generalizado con un efecto normalizador de la violencia?…Si. De hecho queda claro el uso de la violencia como mecanismo de exclusión y de efectivo control político. ¿Pero como explicar nuestra conducta individual frente a este hecho?.

Tal vez a través de una sola expresión: Indiferencia…frente al entorno político y social. La victima se invisibiliza y eso justifica su condición y permite su exclusión. Se convierte pues la violencia en la suma de responsabilidades transformadas en cuentas de cobro sin cesar pasadas de una generación a otra, y cuyo símbolo es esa indiferencia que parece ser lo que nos identifica finalmente como nación, a la cual en últimas pareciera que a ninguno interesara pertenecer. No somos más que la acumulación de indiferencias individuales. Y si no, miren a su alrededor…

-Imagen: Masacre en Colombia, Testimonio de Incertidumbre de Fernando Botero – Fundación Museo Rayo.

*Erich Saumeth Cadavid, es Magister en Estudios Políticos, Especialista en Estudios Político-Económicos, Diplomado en Estudios Geopolíticos y Diplomado en Desarrollo Humano en el Contexto Colombiano.

El derecho de autor

Usuarios de ENTRE LIBROS.

ENTRE LIBROS me ha invitado a compartir con ustedes cada semana algunas disposiciones de derecho de autor existentes en Colombia en torno al libro.

Maravillosa invitación que espero sea útil para promover el respeto por la labor de quienes crean y apoyan la labor creativa que llamamos libro.

Primera Entrega.

Sustento de la protección.

Primeras definiciones:

El derecho de autor es un conjunto de normas que busca proteger a los autores y titulares de aquellas creaciones intelectuales originales  y susceptibles de ser reproducidas y divulgadas, manifestadas o expresadas en forma de obras literarias o artísticas.

Vamos a explicar esta definición.

Autores: son personas naturales únicas con capacidad de creación. Ostentan los derechos morales y patrimoniales de autor.

Titulares: son personas naturales o jurídicas que tienen la capacidad de negociar derechos económicos o patrimoniales de autor.

Originales: individuales, particulares diferenciables, características de una sola forma de expresión, la del autor creador.

Susceptibles de divulgación y reproducción: capaces de estar en un soporte.

Obra literaria: manifestada a través de un lenguaje oral o escrito.

Obra artística: busca producir una sensación estética en quien la percibe.

El derecho de autor protege el libro como obra literaria y a su creador otorgándole a este un derecho de propiedad sobre su creación. Este derecho de propiedad es inalienable aun sin la existencia de las normas particulares sobre la materia, ¿cómo podría alguien quitarnos aquello que tenemos en la mente y que es absolutamente inmaterial?  Este es el primer concepto que pretendo aclarar,  las normas de derecho de autor no crean la protección, la reconocen y le dan forma a una realidad fáctica: eres el dueño de lo que creas en tu mente.

Alba Camila Rubio / Abogada Asociada Cuesta.Co              albacamila.rubio@gmail.co