Blog de Entrelibros

Librería de Investigación y Ciencia

Blog de Entrelibros - Librería de Investigación y Ciencia

Esas tales Normas APA no existen

Business people with question mark on boards

Un profesor cuestiona el uso de esta medida en las universidades 
colombianas: “millones de estudiantes están confundidos tratando 
de seguir estas normas”

No son pocas las veces que como estudiante me fueron exigidas las Normas APA para la presentación de mis trabajos, y, por inercia, tampoco fueron pocas las veces que siendo docente las exigí a mis estudiantes. Hoy en día siento vergüenza, no por mí, porque al menos tuve en algún momento -mejor tarde que nunca- el valor para indagar, conocer y aprender que las Normas APA no existen, sino por un sistema educativo impregnado de malos hábitos, como no indagar a profundidad, quedarse siempre solo con lo que le dicen otros, adoptar modelos extranjeros sin ningún sentido crítico, para mencionar solo unos pocos.

Estos malos hábitos se puede afirmar que hacen parte de todo el sistema educativo colombiano, pero se evidencia fuertemente en las Universidades de nuestro país. Y este no es un error solo de algunas universidades, si hacemos una búsqueda superficial en un buscador de internet encontraremos resúmenes y compendios de las Normas APA emitidas por casi todas las universidades colombianas, incluyendo las consideradas más grandes o mejores.

Pues la realidad es que si un estudiante – pocos tienen la capacidad económica y menos el interés – o un profesor, se toma el trabajo de conseguir la Sexta Edición, es decir el libro original en su más reciente versión, de lo que conocemos en Colombia como las normas APA, lo que podrá adquirir es un documento que se llama Publication Manual of the American Psychological Association, que traducido  al español viene siendo algo así como el Manual de Publicaciones de la Asociación Americana de Psicología.

Para los buenos lectores ya salta a la vista que el nombre del libro no menciona por ningún lado la palabra normas; y este no es un error superficial o trivial, pues esta palabrita tiene implicaciones muy serias, no solo en la forma de comprender este tema, sino en la forma de aplicar lo que hasta ahora muchos consideraban las normas de citación y referenciación más utilizadas en las ciencias sociales y humanas en el mundo entero.

Pero entonces, ¿de dónde salió el remoquete de normas, que se le puso acá en Colombia a las recomendaciones y sugerencias de estilo, que hace la APA para la publicación de documentos de carácter científico? La respuesta es sencilla, de la tradición, del voz a voz, de la transferencia que hicimos de algo que ya existía y que hoy en día es obsoleto, pero sobre todo de la cultura del colombiano de que las cosas deben ser obligatorias o sino no las hacemos.

Pues para irnos un poco a la historia, las personas de mi generación recordamos algunos con nostalgia, otros con algo de rencor, como desde el colegio y luego en la universidad nos torturaron con las Normas Icontec, las cuales eran una serie de imposiciones sobre la forma de presentar trabajos escritos en el marco colombiano. Estas incluían entre otras cosas, márgenes, interlineados, nomenclatura y muchas más cosas sobre la forma, siempre sobre la forma de presentar documentos escritos.

Cuando la ciencia -un poco tarde tal vez- empezó a llegarnos a los colombianos, tanto en el ámbito académico como profesional, los investigadores empezamos a conocer otros escenarios, otras exigencias y otros requerimientos referentes a la forma de presentar algunos documentos, como lo son los artículos resultantes de investigaciones científicas. Y fue ahí cuando en las facultades de ciencias sociales y humanas de Colombia, se empezó a hablar de la Asociación Americana de Psicología, mejor conocida por la sigla de su nombre en inglés: APA, y de su Manual de Publicaciones, y no sabemos quién -pero alguien tuvo que ser el primero- le pareció muy apropiado para el contexto colombiano llamarlas normas APA.

Es así como hoy en día encontramos innumerables documentos que nos resumen las normas APA. Resúmenes claro, pues no parece probable que un colombiano quiera leerse las 272 páginas de la Sexta Edición, y menos en inglés. Y encontramos también un número muy significativo – sino es que casi todos- de profesores universitarios en el campo de las ciencias sociales y humanas, que exigen las normas APA a sus estudiantes para la presentación de sus trabajos escritos. Y encontramos millones de estudiantes confundidos tratando de seguir estas normas para lograr buenas calificaciones, que al fin y al cabo es el objetivo de la mayoría.

Pero, ¿en dónde surge la pregunta que da título a este documento?, pues cuando descubrimos en una universidad colombiana el fenómeno, en el que un estudiante le presenta a un profesor de una materia un trabajo con las normas APA al pie de la letra – tal como se las enseñaron- y obtiene una felicitación por su rigurosidad, y luego en el mismo semestre en la misma universidad le presenta otro trabajo a otro profesor siguiendo las mismas normas APA y éste le baja la nota porque no sabe aplicar correctamente estas sagradas normas.

Y entonces, ¿a qué se debe esto? Me puedo aventurar a una respuesta que espero los docentes colombianos la tomen de forma constructiva. Se debe a que los docentes colombianos no leemos, tomamos sin sentido crítico lo que nos dicen y lo replicamos. Casi que me atrevo a asegurar que son pocos los profesores colombianos que han tenido en sus manos el libro de la Sexta Edición del Manual de Publicaciones de la Asociación Americana de Psicología, aunque no me atrevería de igual forma a imaginar cuántos de los que lo han tenido, efectivamente lo han leído, y cuántos de los que lo han leído, han decidido compartir el conocimiento para sacar de su error a otros tantos colegas.

Por último, si me preguntan cuál es la trascendencia de este tema, de si le decimos normas o solo manual de publicaciones, pues ahí tengo una fuerte opinión. Resulta que las normas son para cumplirlas al pie de la letra, aunque para los colombianos esto suene hasta chistoso, para eso se supone que son las normas. Mientras que lo que hace la Asociación Americana de Psicología, son unas recomendaciones y sugerencias, las cuales incluso invitan explícitamente a adaptar a cada contexto y situación, y que no se refieren a la forma, pues a la ciencia realmente no le interesa mucho las márgenes ni los interlineados, sino que a la ciencia lo que le interesa es la citación y referenciación correcta de las fuentes, dentro de algo muy importante que es el correcto otorgamiento de crédito a las personas y contenidos que tomamos como marco de referencia para nuestras propias iniciativas científicas.

Para concluir entonces, ya que creo que les he dejado la inquietud sobre la inexistencia de las tales Normas APA, los invito a buscar los documentos originales, a leerlos y a hacernos nuestras propias ideas y opiniones. Así mismo, invito a las personas que lideran los procesos de investigación en las instituciones de educación superior colombianas a difundir correctamente la información, y sobre todo invito respetuosamente a los docentes que exigen el Estilo que recomienda la APA, a conocer y difundir exactamente qué es lo que exigen a sus estudiantes, socializar y divulgar el contenido real del Manual de Publicaciones, educar sobre el porqué de estas recomendaciones, y así dar un paso en la dirección correcta para afianzar una cultura de la ciencia en nuestro querido país.

Tomado de: www.las2orillas.co Por: Angel Eduardo Marín Quintero
Fotografía: www.placerespr.com
Si te gustó este artículo puedes compartirlo con tu red social preferida
Antes de comentar lea nuestras Políticas de uso

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


− 3 = 1