Blog de Entrelibros

Librería de Investigación y Ciencia

Blog de Entrelibros - Librería de Investigación y Ciencia

Así se descubrió la más extrema de las estrellas

articulo

En física se conoce como límite de Eddington a un principio según el cual todos los objetos con masa pueden emitir luz hasta cierto punto; sobrepasado este límite, la misma luminosidad empieza a impedir que la fuente que la genera siga funcionando, ocasionando que el objeto se empiece a desintegrar. Se trata de uno de los fundamentos del modelo de radiación (emisión de luz) de la física actual.

Por lo menos, esto era lo que se creía hasta ahora. Científicos acaban de hacer un descubrimiento que podría replantear dicho modelo a partir de las observaciones en astrofísica, es decir, del estudio de objetos del cielo que de ninguna manera podrían ser reproducidos en laboratorios de la Tierra.

Un equipo integrado por 23 astrónomos pertenecientes a un proyecto de cooperación europea acaba de publicar, en la revista ‘Science’, el hallazgo de una estrella de neutrones –también conocida como pulsar– capaz de emitir luz mil veces por encima del límite de Eddington, lo que la convierte en uno de los cuerpos del cosmos más extremos descubiertos hasta ahora.

La estrella es la más lejana de su tipo captada a la fecha –a 50 millones de años luz– y según los investigadores es capaz de emitir tanta luz en un segundo como nuestro sol en tres años y medio, el equivalente a 300 millones de soles al mismo tiempo. Este fenómeno era algo que solo se les atribuía a los agujeros negros (objetos del universo con una masa tan concentrada que su gravedad es capaz de atrapar, incluso, a la luz).

El bogotano Guillermo Rodríguez, astrofísico del Observatorio Astronómico de Roma y quien participó en el estudio, reconoce que la primera reacción ante el hallazgo fue de desconcierto.

Esto, debido a que el comportamiento de la estrella –que hace parte de un sistema binario dentro de la categoría de las denominadas Fuentes Ultraluminosas de Rayos X (ULX, en inglés)– anteriormente se atribuía solamente a la presencia de agujeros negros de masas intermedias, de hasta varias cientos de veces la del Sol.

Para explicar el atípico hallazgo, Rodríguez asegura que su equipo de estudio –liderado por el italiano Gian Luca Israel– centró su hipótesis en la configuración del campo magnético de la estrella, sugiriendo que puede ser multipolar; es decir, mucho más complejo que lo que se asumía hasta ahora. “Normalmente, partimos de la base de que las estrellas tienen un campo magnético de dipolo como el de la Tierra, y creemos que una de las razones para explicar la luminosidad de esta estrella es la presencia de un campo magnético multipolar extremadamente fuerte, de 10 a la 15 Gauss (un 10 seguido por 15 ceros)”, explica el investigador y aclara que el campo magnético de la Tierra es de medio Gauss, mientras que el del Sol es de uno, en promedio (aunque puede alcanzar hasta los 4.000 en las manchas solares).

De acuerdo con Rodríguez, la gran cantidad de luz emitida también tendría explicación a partir del material con el que una estrella se ‘alimenta’ de la otra, a través de su impresionante fuerza de gravedad.

La observación del pulsar –denominado NGC 5907 ULX-1– fue hecha gracias al satélite XMM Newton de la Agencia Espacial Europea. Los científicos utilizaron los datos de archivo de ese telescopio y con un programa de computador, diseñado por Rodríguez, analizaron cada estrella en las imágenes de dicha base de datos en busca de señales periódicas; en este caso, las encontraron en la emisión de rayos X de la estrella, con un periodo de 1,13 segundos, correspondientes al periodo de rotación de la estrella.

Rodríguez, experto en objetos compactos como estrellas de neutrones y agujeros negros, y también en astronomía de rayos X, recuerda que uno de los objetivos de la ciencia es encontrar la solución más simple a cualquier problema. Sin embargo, en este caso se han visto obligados a incluir campos magnéticos complejos para explicar dicho hallazgo. Y esto los llevó a plantearse la necesidad de revaluar los modelos físicos con los que se cuenta en la actualidad.

La utilidad de este hallazgo, sin duda, será poder avanzar en el conocimiento y mejorar los modelos físicos actuales”, apuntó.

Tomado de: www.eltiempo.com 
Fotografia: Archivo particular / La observación del pulsar 
(denominado NGC 5907 ULX-1) fue hecha gracias al satélite 
XMM Newton de la ESA.

Hallado un nuevo «parque jurásico» en Australia con algunas de las huellas de dinosaurio más grandes

articulo

La Universidad de Queensland ha anunciado este lunes el hallazgo de 21 tipos de huellas de dinosaurios en lo que ha denominado el «Parque jurásico australiano». Algunas de las pisadas, de 1,7 metros de largo, se encuentran entre las más grandes que se han registrado hasta el momento, según el biólogo y geólogoSteve Salisbruy, director del estudio que documenta el hallazgo.

Las huellas se encuentran en el noroeste de Australia, en una zona en la que se quería construir una planta de procesamiento de gas. Se calcula que tienen entre 90 y 115 millones de años. «Es la mayor variedad de pisadas de dinosaurios registrada hasta el momento», añade Salisbruy, cuyo trabajo se ha publicado en la Memoria de la Sociedad de Paleontogía Vertebrada de 2016.

Durante cinco años, el grupo de científicos ha identificado en total 150 pisadas de dos decenas de especies de dinosaurios. Las huellas corresponden a seis especies de la clase de los saurópodos herbívoros de cuello largo, seis de dinosaurios armadillos, cinco de dinosaurios depredadores y otras cuatro de ornitópodos herbívoros bípedos, según informa la Universidad de Queensland en un comunicado.

Salisbury asegura que el descubrimiento es extremadamente importante porque es la primera vez que se encuentran dinosaurios no aviarios en la mitad occidental del continente y que pertenecen a la primera mitad del Cretáceo temprano (entre 145 y 100 millones de años de antigüedad). «Entre las huellas está la única prueba confirmada de un estegosauro en Australia. Además, hay algunas de los dinosaurios más grandes jamás registrados. Algunas de las huellas de los saurópodos tienen 1,7 metros de largo», ha precisado.

Hasta ahora, las pisadas de dinosaurio más grandes que se habían encontradoeran de 1,15 metros de largo, descubiertas en julio pasado en Bolivia, pertenecientes a una especie carnívora que pudo medir casi 12 metros de alto.

La zona de Walmadany, había sido seleccionada en 2008 para construir una planta de procesamiento de gas natural licuado. Entonces el pueblo aborigen goolarabooloo, habitante tradicional del lugar, acudió a Salisbury y su equipo para que investigasen los rastros de dinosaurios en un área que se extiende por 450 kilómetros. En 2011 el Gobierno la incluyó en la lista de Patrimonio Nacional de Australia y en 2013, finalmente, se desechó el proyecto del gas.

Tomado de: www.elpais.com 
Fotografía: Científicos de la Universidad de Queensland crean con 
silicona las huellas de dinosaurio identificadas.STEVEN W. SALISBURY 
EFE / UNIVERSIDAD DE QUEENSLAND

La mujer que desarrolla la vacuna contra el cáncer

articulo

“Ninguna persona responde al cáncer igual que otra”, dice la oncóloga y hematóloga Catherine Wu. Durante años, esta investigadora ha estudiado la respuesta de sus pacientes al trasplante de médula ósea para tratar sus leucemias. “Si te preguntas por qué algunos se curaron”, explica, “entiendes que es una reacción compleja que involucra a todas las ramas del sistema inmune, así que probablemente un tratamiento homogéneo, una especie de talla única para todos los pacientes, no va a funcionar”, asegura Wu en su despacho del Centro de Cáncer Dana-Farber, en Boston (EE UU).

Wu está aplicando esa idea al desarrollo de una vacuna contra el cáncer o, mejor dicho, muchas vacunas contra muchos cánceres, tantas como pacientes. La nueva generación de fármacos de inmunoterapia se basan en espabilar al sistema inmune para que aprenda a identificar y eliminar las células tumorales. Wu busca la forma de que esa respuesta sea mucho más específica y que además funcione en todas las personas, no solo en una fracción de ellas, como sucede ahora.

“La gente ha trabajado en las vacunas del cáncer durante décadas, se ha puesto mucho esfuerzo y ha habido muy buenas ideas, pero no muchos resultados”, reconoce Wu. Dos avances recientes han devuelto la esperanza a este campo de investigación. El primero es la mejora de la tecnología para secuenciar el genoma completo del tumor de cada paciente, con lo que se conoce al detalle el perfil genético específico de su cáncer. También han mejorado mucho los algoritmos que predicen cómo una proteína concreta se unirá a la superficie de una célula, de forma que el sistema inmune pueda verla.

Hace cuatro años, Wu probó a tratar a pacientes con leucemia crónica con células tumorales desactivadas. Esa autovacuna reforzó la respuesta inmunitaria y ayudó a algunos pacientes a controlar el tumor. La nueva vacuna de Wu es una versión refinada que lleva solo “los ingredientes activos”, conocidos como neoantígenos “Son [proteínas] muy específicas del tumor y no se encuentran en tejidos normales, así que, de repente, tenemos una forma de identificarlos y podemos usar nuestra creatividad para ver cómo vamos a atacar a esos antígenos”, explica Wu. El problema es que los neoantígenos son muy diferentes de paciente a paciente, por lo que hay que hacer un tratamiento específico para cada uno.

La nueva vacuna, NeoVax, tiene dos componentes. El primero son péptidos desarrollados en base a los neoantígenos del tumor. Esos péptidos muestran los antígenos a las células del sistema inmune y estas aprenden a identificarlos y eliminar las células que los llevan en su superficie. El segundo componente es una secuencia de ARN que aumenta la respuesta inmune.

NeoVax se está probando en dos pequeños ensayos con pacientes de glioblastoma, el cáncer cerebral más agresivo y difícil de tratar, y melanoma, explica Wu. Un tercer ensayo comenzará en unos meses en pacientes con cáncer de riñón. Los tres ensayos son de fase uno, la primera de las tres requeridas para probar la eficacia de cualquier fármaco, por lo que se trata aún de los pasos iniciales. Los resultados preliminares «parecen prometedores», señala Wu.

Si funcionase finalmente, se aplicaría en combinación con otros tratamientos de inmunoterapia. Primero, la vacuna permitiría dirigir el ataque del sistema inmune justo al tumor y después se administraría otro fármaco de inmunoterapia ya aprobado para “soltar los frenos” del sistema inmune y dejar caer el ataque con toda su fuerza. Después, si siguiese existiendo cáncer, se podría aplicar un tratamiento adicional a base de linfocitos también modificados genéticamente en base al perfil del tumor de ese paciente.

Según Wu, este será más o menos el tipo de tratamientos contra el cáncer que se pueden esperar en el futuro próximo. La investigadora no menciona la quimioterapia adrede, pues posiblemente no sea necesaria en absoluto. “A pesar de todos los éxitos que ha habido con la quimioterapia, no sabemos del todo por qué funciona, si es solo es por la droga en sí o si ha provocado también una respuesta inmune posterior que ayudó a matar al cáncer”, explica. “Este es otro campo que habrá que estudiar”, añade.

Este tipo de tratamientos obligará a las grandes farmacéuticas “a cambiar su forma de pensar”, opina Wu. En lugar de tener solo una vacuna, fabricar miles de dosis y almacenarlas, estos nuevos tratamientos serán de usar y tirar. La doctora es cofundadora de Neon, una pequeña empresa biotecnológica que está desarrollando vacunas basadas en neoantígenos. Algunas farmacéuticas grandes también están apostando por estos tratamientos personalizados, resalta Wu. La médica explica que el precio de estas vacunas personalizadas “no es superior” al de algunos de los fármacos actuales de inmunoterapia. Como ventaja permitirían que la inmunoterapia “funcionase en todos los pacientes”. “Creo que con estos tratamientos, en el futuro, podremos fortalecer al sistema inmune lo suficiente como para que el cáncer sea indetectable”, asegura.

Tomado de: www.elpais.com 
Fotografía: Katherine Wu, investigadora del Instituto de Cáncer 
Dana-Farber, en Boston (EE UU). DANA-FARBER

Descubren cómo era la Vía Láctea en sus orígenes

articulo

La Vía Láctea pudo ser en sus orígenes masiva, polvorienta, con altos índices de formación de estrellas y grandes capas extendidas de gas, según las observaciones hechas de otras formaciones similares a nuestra galaxia cuando el Universo estaba en sus primeras fases.

Gracias a la alta sensibilidad del telescopio Alma, en el chileno desierto de Atacama, los astrónomos han observado dos galaxias similares a la Vía Láctea cuando el Universo tenía solo un ocho por ciento de su edad actual, según un estudio que publicó este jueves Science.

Esas galaxias en espiral que son como un día fue la Vía Láctea, están rodeadas de «súper-halos» (gran anillo) de hidrógeno que se extienden muchos cientos de miles de años luz más allá de sus discos polvorientos y repletos de estrellas.

Durante décadas, para observar las galaxias distantes los astrónomos han buscado la forma característica en que sus gases absorben la luz brillante de los quásares que se sitúan en un segundo plano de las formaciones estelares.

La luz de esos quásares lejanos al pasar por las galaxias que encuentra en su camino hacia la Tierra puede registrar la «firma espectral», un tipo de radiación del gas de una galaxia, pero que es muy difícil de detectar. «Imagina una pequeña luciérnaga junto a un proyector de alta potencia.

Eso es a lo que los astrónomos se enfrentan cuando se quiere observar esas versiones juveniles de nuestra galaxia», señaló el autor principal de estudio, Marcel Neeleman, de la Universidad de California (EE.UU.).

Los intentos de observar directamente la luz de esas galaxias distantes han sido, en su mayoría, infructuosos, pero ahora, un grupo de astrónomos han logrado ver sus emisiones, lo que ofrece la oportunidad «de saber cosas sobre los primeros tiempos de la historia de nuestra galaxia y de otras similares a ella», agregó.

Sin embargo, el resultado no fue el esperado. Pensaban ver débiles emisiones por encima del quásar, pero en realidad observaron «fuertes y brillantes emisiones de carbono procedentes de las galaxias y muy separadas de los quásares situados en segundo plano«, explicó el profesor de Astronomía de la misma universidad, Xavier Prochaska.

Los datos procedentes de ALMA también revelan que ambas galaxias están a unos 12.000 millones de años luz de la Tierra y forman estrellas a una velocidad «moderadamente alta».

Además han resuelto una cuestión que desde hace una década se hacían los expertos sobre la formación de las galaxias, pues ahora saben que algunas galaxias en sus estadios más incipientes tenían halos que estaban mucho más extendidos de lo que se creía y que pueden ser material empleado para el crecimiento de la galaxia».

EFE

Tomado de: www.eltiempo.com 
Fotografia: Archivo particular

El joven de 17 años que corrigió un error de la NASA

articulo

Miles Soloman tiene 17 años y es el mejor de su clase en la escuela Tapton School en Sheffield, Inglaterra.  Parte de sus días como estudiante los pasa investigando casos del Proyecto TimPix del Instituto para la Investigación en las Escuelas (IRIS, por sus siglas en inglés), del cual es miembro.

Allí, alumnos de todas las regiones de Reino Unido se reúnen para trabajar con datos obtenidos de la Estación Espacial Internacional de la NASA (ISS, por sus siglas en inglés). Y esta vez, como en todas las otras sesiones de trabajo, recibió una hoja de cálculo con información de la ISS.

Luego de leer el reporte una y otra vez, de manera detallada, Soloman descubrió un error. La información que había recibido era sobre los niveles de radiación captados por sensores de la Estación Espacial, que cada cuatro segundos son registrados de manera intermitente.

Cuando el estudiante revisó cuáles eran los menores niveles de radiación, vio que en la lista estaba escrito un: – 1. Según le contó Soloman a la BBC, lo primero que pensó fue que no puede haber energía negativa. Por eso, se percató de la equivocación.

«Descubrí que donde debería aparecer que no había energía, porque no había radiación, en realidad mostraba -1”, le dijo a ese medio. Luego, creyó que lo más prudente era escribirle un correo a la ISS. «Le envié un email a la NASA. Aún ahora suena increíble decirlo», dijo el joven durante una entrevista con el programa The World At One, de BBC Radio 4.

Aunque la NASA ya estaba al tanto de este error, creía que solamente se producía una o dos veces por año. Pero Soloman encontró que se genera varias veces al día. De acuerdo con Larry Pinsky, miembro de la NASA, el equipo de la ISS pensaba que ya había resuelto esta anomalía.

Por eso, reconoce el inmenso aporte que los estudiantes pueden hacer a la ciencia. «Esto demuestra uno de los valores del proyecto IRIS en el trabajo con grandes cantidades de datos. Estoy seguro de que hay cosas interesantes que los estudiantes pueden hallar, que los profesionales no tienen tiempo para buscar«, le contó a la BBC.

Tomado de: www.elespectador.com  

fotografía: "Descubrí que donde debería aparecer que no había 
energía, porque no había radiación, en realidad mostraba -1”, 
le dijo Soloman a la BBC. / NASA

El invento colombiano capaz de medir gases del suelo

articulo

Daniel Mauricio Pineda es estudiante de la Maestría en Ciencias-Físicas de la Universidad Nacional, en Medellín, y creó un aparato para medir los gases del suelo. Senose, como fue denominado su invento, tiene seis sensores controlados por un microchip para calcular los datos que posteriormente irán a parar a un software.

El aparato funciona en un recipiente de 15 centímetros de largo, 10 de ancho y cinco de profundidad, y hace las veces de una nariz electrónica. Pues mide la acumulación de gases en la tierra y cuál ha sido la variación en su producción. Esto, luego de introducir una muestra de tierra en el recipiente. Como si pudiera olerlos, Senose capta qué tanto CO2 se ha producido en los suelos tropicales.

“La aplicación del método es válida en la agricultura porque el uso excesivo de fertilizantes aumenta la producción de este gas, por lo que, incluso, el sistema podría servir como herramienta de control y manejo de suelos”, dijo Pineda en un comunicado de la U. Nacional.

Por ejemplo, en áreas boscosas donde la mano humana no ha dejado rastro. “En Colombia se hacen estudios en zonas donde hubo conflicto, que habían sido inexploradas y que son de interés para evaluar procesos ambientales”.

El dispositivo, que tiene un costo de 45 dólares, se conecta a la energía para funcionar y consume solo cinco voltios. Aunque, también, podría trabajar con baterías para transportarlo a zonas rurales y enviar datos desde allí a través de internet.

La primera prueba buscó comparar la producción de gases en Colombia y Ecuador durante 24 horas. Donde se demostró que el suelo nacional produjo más gases que el país vecino. Pues en Apartadó, en la subregión antioqueña de Urabá, la producción de metano, hidrógeno y CO2 aumentó en el suelo colombiano al cabo de seis horas. Mientras que, en el Valle de Salinas, en Ecuador, el incremento de gases se dio luego de 10 horas.

Ahora Pineda, en alianza con la Universidad Autónoma de México, busca si Senose podría funcionar en sistemas de producción bovina para analizar impactos ambientales. “Como consecuencia de la alimentación con el pasto y la actividad microbiológica en su estómago, el ganado es uno de los mayores productores de gases de efecto invernadero, concluyó el comunicado de la universidad.

Tomado de: www.elespectador.com  

Fotografia: El aparato tiene seis sensores controlados por un 
microchip para calcular los datos de los gases. / Agencia de noticias 
Universidad Nacional

El niño que se fabricó su propia mano robótica

articulo

Leonardo Viscarra tiene 14 años y es de Bolivia. Desde que estaba en el vientre de su mamá, la mano izquierda se le quedó enredada en la placenta y no se pudo desarrollar del todo. Le diagnosticaron síndrome de la banda amniótica, una enfermedad congénita causada cuando las hebras amnióticas del saco de la madre se entrelazan con las extremidades del feto.

A sus 8 años Leonardo descubrió la tecnología por pura casualidad al romper un carrito de juguete. “Yo le tiré una piedra y el carro se rompió y pude ver la placa y los motores”, relató el niño boliviano, quien asegura que desde ahí se sintió atraído por la mecánica.

Hoy Viscarra, después de mucho trabajo y de manera casi empírica, logró construir su propia mano robótica mediante una impresora 3D, con la que ahora puede “agarrar vasos, frascos y una variedad de objetos que antes no podía sostener”, le dijo el niño a Efe.

Cuando estaba más pequeño, comenzó con una mano muy precaria que era una suerte de pinza. Sin embargo, no era muy funcional y solo le servía para tomar objetos. Más tarde, consiguió una más mecanizada, pero esta no le encajaba del todo y no parecía muy práctica.

Con más investigación, según cuenta, conoció la historia de un niño francés que fue el primero en tener una prótesis de este tipo. Y se enteró de que existía una fundación estadounidense encargada de su fabricación.

Se contactó con una tía que vivía en Estados Unidos y a través de ella le enviaron una primera mano robótica. El problema fue que esa mano le quedó muy grande y de poco le servía.

Pero a Viscarra no le importó el tamaño y decidió inspirarse en esta prótesis para hacer la suya propia, que está personalizada con sus medidas.

Sacó, entonces, el diseño de internet y acudió al Instituto de Robótica Sawers, en la ciudad de Cochabamba (centro de Bolivia), donde actualmente vive. Allí le ayudaron a hacer realidad su propia mano tecnológica.

Utilizando una impresora 3D moldeó su nueva mano y, con la ayuda de sus profesores y padres, unió todas las piezas mediante hilos y cuerdas de nailon.

La prótesis costó menos de 100 dólares. Esa cifra contrasta con los precios de las prótesis biónicas en el mercado, que pueden llegar a costar unos 15.000 dólares.

Tomado de: www.elespectador.com  
fotografía: El boliviano Leonardo Viscarra tiene 14 años. / EFE

Científico hace crecer tejido humano en las manzanas

articulo

Andrew Pelling es un científico de la Universidad de Ottawa, en Canadá. Su gusto por el reciclaje lo llevó a explorar alternativas para conservar la comida y su amor por la ciencia, a inventar nuevos objetos.

Antes, solía convertir las cosas desechables en materiales útiles, pero en su laboratorio se le ocurrió otra manera de reciclar: el biohacking, una técnica para mezclar la genética de los objetos. De la misma manera como cogía cosas, las transformaba y reorganizaba, también podía hacerlo con la biología.

«Me pregunté: ‘¿Puedo tratar la biología como un hardware¿Puedo tomar, sacar piezas, mezclarlas y crear algo completamente distinto?‘», dijo Pelling en una charla TED el año pasado.

Comenzó entonces a experimentar con su equipo en el laboratorio. Primero, cogieron una manzana, separaron todos sus componentes y extrajeron sus células y ADN. Luego, inyectaron células humanas en su interior. Pero la prueba de fuego era saber si ese nuevo tejido de fruta podía convertirse en alguna parte específica del cuerpo. Y, efectivamente, lo que antes era una manzana se convirtió en una oreja.

Según cuenta Pelling a la BBC, su misión fue diseñar una oreja con tejido de manzana y hacer crecer células humanas en ella. «Esto abre un montón de posibilidades a la medicina regenerativa e incluso para la especulación sobre el diseño del cuerpo», le contó Pelling a ese medio. A partir de este descubrimiento, artistas y científicos alrededor del mundo visitan el laboratorio del canadiense. Aunque, según le dijo a la BBC, “no es porque valoramos ideas poco convencionales, sino porque las probamos y validamos desde un punto de vista científico«.

Ahora su gran reto es seguir produciendo tejidos humanos a partir de la fruta. «El próximo desafío es saber si podemos trabajar en sistemas más complicados: órganos, huesos, músculos«, aseguró el científico a la BBC.

Tomado de: www.elespectador.com  
fotografía: El científico Andrew Pellingdiseñó una oreja con el 
tejido de una manzana e hizo crecer células humanas en ella./Pixabay

¿Cómo es la bóveda del Ártico donde se guardará café colombiano?

articulo

La noticia circuló por las redes sociales de Colombia y del mundo. Con alegría se contaba que algunas semillas de café arábigo colombiano irán a la Bóveda Global de Semillas del Ártico, una especie de museo y depósito, ubicada en el archipiélago de Svalbard, en Noruega.

Para que tal historia se cumpla, una comisión de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (FNC) visitará esta semana la bóveda, según informó la entidad a la agencia EFE. Asimismo, se expresó que la FNC fue invitada a hacer parte de este proyecto internacional por sus aportes a la caficultura mundial y el trabajo del Centro Nacional de Investigaciones del Café (Cenicafé), situado en Chinchiná, Caldas.

Pero ¿por qué es importante esta noticia? Porque en esta bóveda se ponen a salvo las semillas que la humanidad quiere preservar en el caso de que exista una catástrofe mundial o una pérdida de diversidad en el planeta.

Las semillas de café se sumarán a los más de 864.000 de ejemplares que allí se almacenan y que son importantes por su variedad y por considerarse únicas. Se cuentan entre ellas variedades únicas alimentarias de África y de Asia, como el maíz, el arroz, el trigo y el sorgo. Y otras variedades europeas y americanas.

Así es la bóveda más septentrional del planeta

La Bóveda Global de Semillas fue creada en febrero del 2008 y está ubicada en el lugar más septentrional del planeta. Es decir, en el último espacio que tiene la Tierra antes de llegar al Polo Norte. Funciona como una especie de ‘caja fuerte’ y es reconocida como el almacén de semillas más grande del mundo.

Las primeras semillas en existir en esta bóveda fueron de arroz, una colección entregada por el Instituto Internacional de Investigación del Arroz, cereal comestible que es calificado como el más importante del mundo.

Las semillas de café colombiano estarán enterradas a 120 metros de profundidad y a -18 grados Celsius bajo cero, en cajas de aluminio. También vale la pena destacar que esta bóveda está construida para ser un refugio inmune a catástrofes naturales como terremotos, erupciones volcánicas y subidas del nivel del mar. También aquellas provocadas por el hombre, como radiación nuclear y cambio climático.

Por su parte, la bóveda se encuentra en el interior de una montaña congelada, a 130 metros sobre el nivel del mar, lo cual asegura que jamás se inundará, aún si el polo se derrite. Asimismo, de llegar a irse la luz, se convierte de inmediato en un refrigerante natural.

También podría decirse que se encuentra ubicada en territorio neutro. En el caso de que exista un conflicto armado, la zona está desmilitarizada.

Para entrar al lugar es necesario cruzar varias puertas de seguridad, blindadas, reforzadas con acero y cada una de ellas con un código propio.

La construcción de la bóveda costó aproximadamente 45 millones de coronas noruegas, es decir, unos 9 millones de dólares. Colombia ya tiene semillas dentro de esta estructura. Otros países en vías de desarrollo que tienen semillas en la bóveda son Brasil y Etiopía.

A la bóveda también se le conoce como el ‘Arca de Noe’ de las semillas. Puede albergar hasta 4 millones de semillas y fue abierta por primera vez en octubre de 2016 por la guerra civil en Siria.

Tomado de: www.eltiempo.com  
fotografía:  AFP / Archivo particular  La Bóveda Global de Semillas
en elÁrtico donde habrá café colombiano

La OMM le pone la lupa a las temperaturas extremas de la Antártida

articulo

Un comité de expertos de la Organización Mundial de la Meteorología (OMM) verifica los récords históricos de altas temperaturas en la Antártida, que alcanzaron en esa región hasta casi 20 grados centígrados en algún momento de los últimos años y décadas, informó este miércoles la institución.

La temperatura sin precedentes de 19,8 grados centígrados se dio en la región de la Antártida, definida por la OMM y la ONU como las tierras y los hielos que se encuentran al sur del paralelo 60ºS, y se observó el 30 de enero de 1982 en la estación de investigación Signy, en la había Borge de la isla Signy.

Por otra parte, en el «continente antártico (definido como la masa continental principal y las islas adyacentes) la temperatura más elevada registrada jamás en la base argentina de investigación Esperanza, situada en el extremo norte de la península antártica, fue de 17,5 grados centígrados el 24 de marzo de 2015.

Por último, en la meseta antártica (altitud igual o superior a los 2.500 metros), la temperatura más alta, de 7 grados bajo cero, se registró el 28 de diciembre de 1980 en la estación meteorológica automática (sitio D-80) situada en el interior de la costa Adélie.

De otro lado, la temperatura más baja, de 89,2 grados bajo cero, jamás medida en el suelo y no solo en la región de la Antártida sino también en el mundo entero, se observó el 21 de julio de 1983 en la estación Vostok de Rusia en la Antártida.

«Es posible, y ciertamente probable, que puedan darse y de hecho se den, extremos más acusados en la región de la Antártida», señala la OMM, que explica que solo se validan valores extremos si se cuenta con datos de gran calidad obtenidos desde el suelo.

La Antártida, cuya superficie es de 14 millones de kilómetros cuadrados, aproximadamente dos veces el tamaño de Australia, es un territorio frío y ventoso.

La temperatura media anual oscila entre 10 grados bajo cero en la costa y 60 grados bajo cero en las zonas más altas del interior. La península antártica, cuyo extremo noroccidental se encuentra cerca de América del Sur, es una de las regiones del planeta que se está calentando a más velocidad, habiendo alcanzado casi los 3 grados en los últimos 50 años, indica la OMM.

En este periodo aproximadamente un 87 por ciento de los glaciares de la costa occidental de la península han retrocedido y, en los últimos 12 años, muchos de ellos han experimentado un retroceso acelerado.

La comisión de expertos tomó nota de que los tres récords se registraron en las estaciones coincidiendo con una afluencia de aire caliente. En las estaciones de Signy y Esperanza había un viento Foehn cálido y en la estación D-80, merced a un cielo despejado y a la altitud, el calor del sol desempeñó un papel muy importante.

La Comisión de Climatología de la OMM mantiene un archivo de fenómenos meteorológicos y climáticos extremos, que engloba información como las temperaturas máximas y mínimas y los récords de precipitación a escala mundial, el granizo más pesado, el período de sequía más prolongado, la ráfaga de viento más fuerte, el relámpago más duradero y la mayor altura significativa de ola.

EFE

Tomado de: www.eltiempo.com  
Fotografia: Archivo particular / La temperatura más elevada 
en el extremo norte de la península antártica fue de 17,5 grados 
centígrados el 24 de marzo de 2015.